El método Rosa Noguero (mRN) es un trabajo con la "energía original", una energía sutil que actúa principalmente en el sistema reproductor y que influye en todo el organismo. Además, por ser la energía que origina la vida, es la fuente de la abundancia y de la creatividad. Es aconsejable para todas las mujeres independientemente de su edad y estado de salud. Los hombres también pueden percibir sus beneficios.

Por lo general, en las mujeres la energía de la zona pélvica está bloqueada debido a muchos factores: condicionamientos sociales y culturales, traumas, emociones y sentimientos que no nos hemos permitido expresar o que no hemos sabido gestionar y a hábitos incorrectos en la respiración. Esto ha sido confirmado por algunos especialistas como la doctora Northrup (Northrup Christiane, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, Ediciones Urano, Barcelona, 1999) quien afirma que la mayoría de los trastornos del aparato reproductor y sexual (tumores, quistes, miofibromas, endometriosis...) son manifestaciones de "energía bloqueada" en la pelvis.

Con el método Rosa Noguero (mRN) se logra desbloquear la energía del área pélvica, se estimula la circulación de la energía y de la sangre en los órganos reproductores, contribuyendo a curar afecciones ginecológicas, regular el ciclo reproductor, aliviar el síndrome premenstrual, eliminar dolores menstruales, disminuir síntomas de la menopausia, aliviar dolores de huesos, estimular la energía sexual e incrementar la vitalidad, la energía y la creatividad.

Este método constituye un paso adelante en la rehabilitación de las mujeres que han sido sometidas a la extirpación quirúrgica de los ovarios y/o útero así como mamas, permitiéndoles recuperar el equilibrio y aliviar algunos de los síntomas energéticos que se manifiestan después de la intervención.

Es importante tener en cuenta que tras la extirpación de los órganos reproductores, las energías de los mismos continúan fluyendo con la misma pauta programada por la naturaleza, es decir como lo hacían antes de la extirpación. Dado que la menstruación efectuaba un drenaje natural de la energía del sistema reproductor, al no haber menstruaciones, se generan alteraciones energéticas. La energía de los órganos reproductores se va acumulando en el interior del cuerpo produciendo muchos desequilibrios y trastornos de diverso orden.

El mRN es un método holístico que tiene en cuenta al ser humano en su totalidad: cuerpo, mente, emociones y espíritu. Estos aspectos no funcionan como entidades separadas, todos son interdependientes entre sí e interaccionan con el ambiente que nos rodea.

Esta técnica coopera con la naturaleza en vez de interferir en ella: no trata de inculcarnos algo ajeno a nosotras mismas, sino que despierta la sabiduría que existe en nuestro cuerpo, poniendo en funcionamiento uno de los mecanismos homeostáticos naturales que poseemos.

De tal manera que con la activación del mecanismo de regulación energética se facilita el drenaje de las energías que intervenían en la funciones reproductivas y hormonales, las cuales ya no tienen una función que cumplir en el organismo. De este modo se recupera el equilibrio energético necesario para obtener el bienestar y la salud.

El fundamento de este método es la respiracion y la quietud interior (la calma de los pensamientos y de las emociones).

El requisito para que el método funcione es que tienen que coincidir en el tiempo lo que yo he denominado los Siete Elementos Esenciales.

Los Siete Elementos Esenciales son:

  1. La relajación física
  2. La postura corporal de estiramiento
  3. La quietud mental
  4. La calma emocional
  5. La respiración abdomen/pubis, profunda, muy lenta y silenciosa
  6. Tomarse el tiempo necesario para el drenaje de energía
  7. Percibir el cuerpo

Cuando están presentes estos Siete Elementos la energía sutil fluye libremente y fluimos con la vida.

Intentar comprender todo esto a un nivel intelectual es más complicado que vivir la experiencia.

En el desarrollo del método hay que diferenciar dos etapas:

La primera etapa es la del aprendizaje y entrenamiento propiamente dicho. Aprender esta técnica sólo con un manual sería insuficiente y poco efectivo, se precisa la presencia de una facilitadora que te inicie y que además de su experiencia, aporte su energía.

La segunda etapa se produce cuando el cuerpo ha memorizado la nueva pauta energética y no es necesario actuar conscientemente sobre los Siete Elementos. Cuando se dan las condiciones idóneas, el drenaje de energía sutil se produce espontáneamente sin intervención de la voluntad.