La practicante de este método puede encontrar los siguientes beneficios:

  • Se obtienen beneficios inmediatos, como la disminución de dolores musculares, de huesos y de cabeza, gracias a lo cual se puede reducir la utilización de fármacos como analgésicos y antiinflamatorios (siempre bajo supervisión médica).
  • Influye en el organismo en su totalidad. Aumenta la sensación global de bienestar, por lo que la calidad de vida mejora lo cual facilita las tareas cotidianas.
  • Favorece el equilibrio del sistema energético corporal preservando la salud.
  • Al eliminar la energía sobrante en el sistema energético corporal, se evita sobrecargar o dañar órganos vitales con una acumulación desmedida de energía.
  • Gracias a esta técnica el sistema energético del cuerpo retorna a la homeostasis (el mecanismo que el cuerpo utiliza para mantener estables las constantes vitales) y contribuye a regularizar las glándulas endocrinas.
  • Potencia la capacidad autocurativa del cuerpo.
  • Favorece todos los procesos eliminatorios del cuerpo, por lo que facilita el drenaje y la eliminación de desechos tóxicos.
  • Mejora de la circulación sanguínea. Un célebre dicho taoísta afirma que Cuando la energía Chi se mueve, la sangre fluye; si la energía Chi se estanca, la sangre se congela.
  • Aumento de la sensibilidad y capacidad de percepción interior.
  • Aumenta la autoestima y la confianza en nosotras mismas, pues somos capaces de utilizar los recursos naturales que poseemos y manejar nuestra energía.